-

Políticas de Privacidad

viernes, 20 de marzo de 2015

Cuidados del pensamiento una bella flor en otoño..

De la familia de las violáceas (violaceae), estas flores de muchos colores llegan a nuestro vivero y floristería a finales de verano en su formato habitual con una altura que va desde los 10 hasta los 30 cm y en formato “mini”, que tienen las mismas características que los pensamientos normales, pero sus flores son más pequeñas, en mayor número y con una tendencia tapizante.
www.elblogdelabarrera.com

Su plantación de realiza en los meses de primavera y otoño, siendo en estos últimos cuando tiene lugar su floración y continuando hasta bien entrada la primavera. Es por ello, que se pueden ver con frecuencia en los jardines y balcones, soportando heladas y dando una agradable nota de color, ya que son aptas para su colocación en maceteros y jardineras.
Necesita suelos ricos en nutrientes que contribuyan a su crecimiento y floración, por lo que el sustrato debe permanecer bien regado, húmedo y con alto contenido en materia orgánica, pero siempre supervisándolo para evitar posibles encharcamientos que ahogen la planta. A principios de otoño han de ser plantadas con tierra nueva, de forma que los nutrientes durarán unos dos meses.
En los meses en que la planta florece debe regarse cada 2 o 3 días, y estar expuesta a la luz natural, ya sea a pleno sol o en semisombra. Se componen de flores con cinco pétalos aterciopelados y estas a su vez por hojas con forma de corazón y margen dentado. Su altura puede oscilar entre los 15 y los 25 cm. según sea el tipo de pensamiento al que hagamos referencia.
Existen muchas variedades y colores, procedentes de hibridaciones y mutaciones de la especia europea llamada Viola tricolor. Algunas de las más conodidas son  el jocker celeste, el ondulado variado suizo, la prima bella de flor grande variado o el anaranjado escarlata, todas ellas de distintas tonalidades.
Para evitar su muerte prematura debemos mantenerlas en los tiestos que se traen del vivero durante una semana y media, aproximadamente, regándolos a diario. Después, las plantaremos en el lugar que hayamos decidido, evitando contrastes bruscos entre las condiciones a que estaban aclimatadas, antes de adquirirlas, y a posteriori.
Tras la caida de las flor, es aconsejable cortar las puntas de los tallos florecidos para ayudar a la formación de otros capullos. En verano estará mustia, ya que no son meses en que deba lucir bien. Será entonces cuando se corten por la parte del tallo más baja para poder disfrutar de su alegría y color en el próximo invierno.
Pueden surgir algunas enfermedades o plagas que estropeen la planta, tales como los pulgones, el oidio, manchas en las hojas , moho o podredumbre de las raices, entre otras. En algunos casos bastará con rociar con algún insecticida casero y en otros habrá que optar por sustituir la plata por otra nueva o consultar a expertos en la materia que nos aconsejen.
En una planta muy agradecida, que requiere cuidados básicos y llenará de luz y energía nuestros espacios en los grises y frios días de invierno, tanto en interiores como en exteriores.
Información: Infojardín.
Dale clic a la imagen para ver modelos y patrones dicho material es de la Web otros llevarán mi nombre impreso en las fotos ya que son de mi autoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...